Soy tu camarera, no tu esclava

Comencé en el mundo de la hostelería con 17 años. Mi primer trabajo fue en el Pizza Roma de la calle Alberique y lo recuerdo con mucho cariño. Era la persona que recibía a los comensales y les invitaba a una copita de cava antes de sentarse. Luego, durante el servicio, echaba una mano a los camareros y cuando llegaba el momento dulce, llegaba yo -cual metáfora- empujando un carro precioso repleto de postres franceses de la pastelería Lambert. Vamos, una ceremonia de principio a fin, lo del Pizza Roma a finales de los 90.

Leer Más

Peatón y residente en Valencia

Es posible que esta sea la línea un millón setecientas mil que se escribe sobre la peatonalización del centro de Valencia. Aun así estoy convencida de que es un tema bastante menos manido que el de la independencia de Cataluña, que por cierto me importa ya un rábano y medio -por no decir que me aburre más que a polémica del carril bici-.

Leer Más

Venecia sin ti

Vivir en el planeta azul a orillas del mar mediterráneo y a unos metros por encima de su nivel, es un privilegio, una inversión y un sueño. Hacerlo en el centro de Venecia, a tan solo 90 cm del nivel del mar es apocalíptico y de un romanticismo extremo. ¿Será este el motivo por el que en la ciudad solo quedan turistas y chinos regentando los restaurantes más italianos del mundo?

Leer Más