No hay verano que se precie sin cena en un buen chiringuito, así que aquí van un par de propuestas que son un acierto seguro: Madiba, en la playa de El Puig para cualquier noche de entre semana y El Racó del Conill, en la famosa cala nudista de Villajoyosa.

10561565_332540006903907_3078602503542056703_n

En Madiba toca comer algo a la brasa. Hamburguesas de buey o de ternera, pinchos de pollo, carne. El chiringuito es pequeño pero ocupa un buen trozo de playa. A un lado hay mesas con sillas y a otro lado hay hamacas de tela de forma combada, donde el mojito o la cervecita sabe un poco mejor que en el bar de siempre.

madiba2

En el Racó del Conill la carta es sencilla: hamburguesas, bocatas, nachos, etc. Pero el sitio te quita el hipo directamente. Para los que no habéis visitado nunca esta cala, tenéis que saber que para llegar a ella hay que recorrer un camino no urbanizado que sube y baja, como si de un mini puerto se tratase. Cuando llegas allí abajo te dan ganas de encender una linterna para poder mirar el mar a través de los pinos, pero pronto divisas el chiringuito, empiezas escuchar la música chill, y sientes que acabas de llegar al paraíso.

Un Mediterráneo sin chiringuitos es como un huevo sin sal. Así que larga vida a las casitas de madera que nos dan tanta vidilla en estas noches de agosto en las que es casi imposible no cenar a la luz de la luna.

Posted by:Dulce

One thought on “El Chiringuito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s