QV21

Una comida de trabajo me llevó hasta aquí, hasta Conde Salvatierra, número 9. Quizás no puedo ser del todo objetiva porque comimos un menú cerrado y sin mirar la carta ni el precio, pero tengo que decir que mereció mucho la pena. El sitio, los platos, los sabores, el ambiente, la atención y el “todo”, no hubo nada para mejorar en Quintana. Es un sitio al que volveré como toca: con mi chico para celebrar una ocasión especial.

La decoración y los espacios es quizás lo que más diferencia a este restaurante. El reservado que tienen arriba, tras unos peldaños, es sencillamente maravilloso. Cajas de madera, lámparas, plantas, muros que tienen vida… un look muy chulo, la verdad.

La comida es mediterránea y con mucho sabor. Trabajan bien una materia prima muy cuidada, que a buen seguro será de lo mejorcito que hay en el mercado. Evité el arroz, por eso de poder probar más cositas elaboradas y todo me gustó mucho.

La sobremesa fue larga y tendida, sin prisas. Allí nos sentíamos como en el salón de nuestra casa, conversando un día de verano, fresquitos, con mucha luz y calidez alrededor de la mesa. Tan sólo nos preguntaban si queríamos otro café y lo hacían con tanta discreción que alargamos la estancia sin reparo alguno.

Podéis consultar la carta y los menús AQUÍ (en su página web) algo que me encanta, ya que te permite hacerte una composición de lugar y una cuenta estimada para cada momento.

Vayan, vayan y prueben. Y si encuentran algo mejor, dejen un comentario al pie del post 🙂

Posted by:Dulce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s