Los señores Polo -dueños de Fartons Polo- me han ganado en esta experiencia gourmet, campestre y slow que han conseguido en medio de la huerta de Alboraya con su hotel La Mozaira. Vaya por delante mi felicitación por el buen gusto, su cocina y el ambiente único que han conseguido en ese caserón.

Llegué hasta allí en esta última edición de Cuina Oberta. Si bien es cierto que hacía mucho tiempo que me lo habían recomendado, no había encontrado la ocasión de conocerlo. El menú que probé, por tanto, era cerrado y no cabía lugar a elegir pero no me tiemblan los dedos al escribir que fue sobresaliente tanto a la vista como al paladar.

image

El lugar es digno de visitar. Su terraza rodeada de huertas por donde asoma el sol a la vez que te acaricia la brisa que viene del mar y su biblioteca convertida en comedor que te recuerda a un refugio de montaña con libros y chimenea, me invita a imaginar cómo serán las habitaciones y hasta me planteo escapar allí una noche (a tan sólo 5 kilómetros de mi casa).

image

Puesto que el menú era especial y diseñado para la restaurant week de cuina oberta, no os cuento lo que pedimos y lo que nos costó como en otros posts, porque no sirve de guía, pero lo que sí os digo es que comimos un arroz meloso de pluma ibérica y níscalos que nos quitó tó el sentío y, como peculiaridad, comentar que la carne estaba cruda y al mezclarla con el arroz se cocinaba (indicación del camarero). Espectacular.

Posted by:Dulce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s