El sábado pasado descubrí, de la mano de mi compañero de la radio Juan de Dios, el restaurante El Refugio de Navarrés. Como su nombre indica, es un refugio de montaña hecho restaurante, solo que no está en la montaña sino en pleno pueblo.

Las brasas son las protagonistas de este cálido lugar revestido de madera, como si de una casita del Valle de Arán se tratase. Las carnes van y vienen de mesa en mesa y es que la carta es una fiesta para los carnívoros.

20160220_144301.jpg

El Refugio es uno de esos lugares donde el pan sabe a pan, la carne a vaca vieja y el queso a gloria bendita. Pero de todo lo que comí, que fue mucho y bueno, me quedo con el revuelto de farinato, un plato típico Ciudad Rodrigo que Vicente -el dueño y cocinero- hace riquísimo.

Esta primavera tengo pendiente una segunda visita, pero esta vez con excursión incluida al lago de Anna, que está muy cerquita y es un lugar maravilloso de nuestra comunidad.

Posted by:Dulce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s