Viajar en el puente de diciembre es una oportunidad para adelantarse a la Navidad y disfrutar del alumbrado, los mercaditos y otras maravillas de cuidades como Praga, una escapada que merece la pena en casi cualquier época del año. Ahora bien, si es de diciembre a febrero, buen abrigo y buen calzado.

Una de las cosas que más nos ha gustado de Praga es que es un lugar que comprende todos los atractivos posibles para el visitante, ya que conjuga arquitectura, historia, gastronomía, arte y cerveza -mucha cerveza-.

El cambio de moneda es un poco confuso (usan coronas) y los precios son muy parecidos a los de España, pero comer es  bastante más barato si tenemos en cuenta que, en los sitios más turísticos, pedir sin mirar los precios no supone ningún riesgo para el bolsillo.

 

¿Dónde dormir en Praga?


Hotel Eurostars Thalia

Cualquier hotel cerca de la plaza Wenceslao puede ser una buena opción. Nosotros nos hospedamos en el Eurostars Thalia y estuvimos muy a gusto. Es un cinco estrellas (lo que en España viene siendo un cuatro estrellas) con muy buenas instalaciones, buen servicio y un desayuno increible (hasta tortilla de patata…).

Si volviese una segunda vez quizás me alojaría a la otra parte del puente Carlos, porque la zona también merece la pena y da más sensación de estar en un barrio típico checo. Ya se sabe que el centro es más impersonal, pero quiero dejar claro que acertamos plenamente con el hotel.

 

Cementerio judío de Praga

 

¿Qué visitar en Praga?

Plaza de la ciudad vieja. Aquí se puede visitar la iglesia de Tyn, la iglesia de San Nicolás ortodoxa, el reloj astronómico o la exposición de Alfons Mucha. Sin duda, es el punto de partida para cualquier turista.

Puente Carlos. Este famosísimo puente cruza el río Moldava y te lleva directo a Malastrana, donde se puede visitar la Iglesia de San Nicolás católica, pasear por Nedurova (la calle de Neruda) y ver los emblemas de las casas que antes sustituían a los números de las mismas, con un método muy parecido al que usan los niños que no saben los números en la guardería: con imágenes. Así, la farmacia de la calle Nerudova era el águila negra.

 

Casa de Franz Kafka en el Castillo de Praga

Castillo de Praga. Aquí es obligatorio visitar la catedral de San Vito, el callejón del oro o presenciar el cambio de guardia. Las vistas desde este lugar son maravillosas ya que ofrece una panorámica de Praga majestuosa. Eso sí, hay que ir con tiempo para acceder, todos los días se forman colas eternas a la entrada.

Monasterio de Strahof. Puedes subir a pie o ayudarte del teleférico, pero tienes que subir sí o sí al Monte Petrin porque solamente el camino por el bosque ya merece la pena. Aquí se encuentra uno de los mayores atractivos de la ciudad como es la Biblioteca de Strahof, considerada la más bonita del mundo. En lo alto del camino también puedes encontrar una mini torre eiffel, el punto más elevado para ver Praga (verdaderamente se llama la Torre de Petrin pero es idéntica a la torre parisina).

Barrio Judío. El cementerio judío y las sinagogas son uno de los mayores atractivos de la ciudad. La que más nos gustó fue la española, denominada así por su ornamentación andalusí.

 

Biblioteca Strahof

 

¿Dónde comer?

Praga es un destino muy completo porque a diferencia de otras ciudades europeas, tiene una gastronomía que bien merece un apartado en este post. Goulash, codillo, choucrout, sopas en pan… y cerveza, toda la que quieras. Además, el precio es muy asequible, puedes comer a la perfección por unos 20 euros.

 

Codillo, U Mecenase

 

Os resumo mis incursiones gastro en la ciudad de Praga:

Puestecitos callejeros

Los mercados de Navidad están llenos de puestecitos en los que comerse una ración de codillo, un poquito de choucrout, unas salchichas o ese maravilloso trdlo, un rollito de pasta caliente que se rellena de nutella y recuerda al gofre belga. El vino caliente y los chocolates son también frecuentes en las plazas en esta época y es que con esas temperaturas por debajo de cero, no podría ser de otra manera.

Zlatá lyra

En este restaurante hicimos la segunda incursión en los platos checos. Pedimos un goulash y una buena birra, después de un día muy ajetreado -ser turista es cansado- y quedamos maravillados. Zlatá lyra es un restaurante muy auténtico de la ciudad, allí comen autóctonos a su hora y, a partir de las 15.00h, españolitos ganosos de nuevos y contundentes sabores. El goulash es un tipo de guisado de carne bien especiada que se sirve con tortitas de harina. Un diez.

U mecenase

Un codillo nos comimos en U mecenase, el mejor de nuestra vida sin duda alguna. La pena que tenemos es que no nos lo pudimos acabar, aunque estuvimos cerca de 40 minutos comiendo e intentando llegar al hueso -parte de culpa lo tuvo el tocinito rustidito de alrededor de la pieza-. El sitio es precioso, conserva en el sótano la gruta original del edificio, lo que le da todavía más valor. Está justo en frente de la iglesia de San Nicolás (la católica de Nerudova), en la parte de los porches, así que es el lugar ideal donde detenerse cuando se visita esa zona.

Peklo

No es el sitio en el que mejor comimos, pero sí fue el más auténtico. Esta cueva en lo alto de la ciudad, en ese retiro que es la colina de Petrin, alberga en la penumbra de sus muros y velas un restaurante con carta internacional y checa. Aquí probamos la sopa dentro del pan. Se trata de un pan de pueblo redondo, unipersonal, al que le han quitado la tapa y lo han desmigado para servir dentro una sopa de carne, de cebolla o de lo que te apetezca. Una sopa apetece siempre a -8 grados, creedme. El sitio es expectacular, la comida normal, así que lo dejo en vuestras manos  😉

Goulash de Zlatá lyra

Recomendaciones

Como en cualquier país en el que haya una divisa diferente, pagad todo lo que podáis con tarjeta, porque será siempre la manera más barata de comprar.

Tened cuidado con vuestras pertenencias porque es una ciudad de multitudes y ya sabéis quiénes se camuflan entre ellas…

Si compráis una excursión aseguraos de que el guía es español, ya que culturalmente os aportará mucho más al compartir el la cualidad de “extranjero” y español, en un país que fue parte del imperio austrohúngaro y comunista hasta hace bien poco.

Posted by:Dulce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s