Mugaritz, con la comida no se juega

Justo cuando tenía este post a punto de publicar, sobre mi paso por Mugaritz, con una impresión bastante contrariada de la experiencia pero con la obligación de no defraudar con mis palabras sobre lo que es un DOS FLAMANTES ESTRELLAS MICHELÍN, leí un mensaje viral de alguien que le dio un bocado a una toallita en el restaurante de Berasategui.

Leer Más