Quintana

Una comida de trabajo me llevó hasta aquí, hasta Conde Salvatierra, número 9. Quizás no puedo ser del todo objetiva porque comimos un menú cerrado y sin mirar la carta ni el precio, pero tengo que decir que mereció mucho la pena. El sitio, los platos, los sabores, el ambiente, la atención y el “todo”,…

Leer Más